“La lectura, cuando se la afianza, mejora todas las otras áreas académicas”

Le damos la gracias y nos enorgullece la presencia del Señor Horacio Papim por leernos y entretenernos con su leyenda y las experiencias transmitidas con sus libros.

A medida que las aplicaciones tecnológicas se apoderan de nuestro tiempo y atención, los miembros de la familia van concentrándose en intereses  aislados. En este entorno, se propuso la lectura de los padres para fomentar actividades que les permitan volver a conectarse de manera efectiva. Mediante la lectura es posible lograr ese acercamiento, pues es un recurso que, inculcado como hábito en el seno familiar, brinda este y muchos otros beneficios.

Los comportamientos lectores empiezan desde la cuna: que los hijos vean a sus padres leyendo, vean libros en sus casas, también que ellos lean con sus hijos o simulen leer cuando los niños aún son prelectores.  También es importante escuchar cuentos, leyendas, hacer que sus hijos participen de actividades como los títeres, cuenta cuentos, visita a espacios de lectura, por ejemplo.